Acoso escolar

Acoso escolar

Algunas sintomatologías que pueden presentar niñas y niños que son víctimas de ‘bullying’ son cambios de humor, trastornos de sueño, bajo rendimiento escolar y otros.

Ana Morales

El acoso escolar o ‘bullying’ se manifiesta mediante agresiones psicológicas, verbales o físicas hacia una persona en particular. Así lo define el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en su página oficial. Adicionalmente a ello, la psicóloga clínica infantil Jazmín Agreda Ríos Correa señala que, además de la persona agresora y de la víctima, un tercer factor para que se dé acoso escolar son las personas observadoras de los hechos.

“Sin observadores, no existiría el ‘bullying’. El ‘bullying’ y todos los tipos de acoso son muestras de poder, entonces los observadores le dan ese poder al acosador, por lo que lo sigue haciendo”, acotó.

 

Algunas sintomatologías que pueden presentar niñas y niños que son víctimas de ‘bullying’, de acuerdo a Ríos Correa y el psicólogo educativo Sergio Colón Sanabria, son cambios de humor, inseguridad o baja autoestima, irritabilidad repentina, trastornos de sueño, malestares físicos, síntomas somáticos, depresión, bajo rendimiento escolar, sumisión y otros.

¿Qué hacer?

Una vez que es detectado que un menor es víctima de acoso escolar, lo primero es establecer un vínculo con las autoridades educativas, para darle un seguimiento al caso y realizar un trabajo conjunto entre padres de familia, profesores, acosador y acosado, según Jazmín Ríos, integrante de Ceseco Norte, extensión de atención a niños.

Sin embargo, es común que quienes son víctimas manifiesten su deseo de dejar de asistir a la escuela; ante ello, Ríos Correa señala que no es recomendable obligarlos a ir ni permitir un cambio de escuela, puesto que el ‘bullying’ puede continuar en la otra escuela, ya que depende de más factores. Debido a ello, es importante el acompañamiento psicológico a ambas partes, y el trabajo conjunto. Asimismo, asistir a terapia externa también es recomendable, señala.

Es importante considerar que el tiempo que se lleve en terapia es variable de acuerdo con el caso.

Una vez que los menores acosados acuden a terapia, se trabaja en su confianza personal, en potenciar sus cualidades y en brindarles herramientas para buscar soluciones a las problemáticas que va afrontando. Debido a ello, es sumamente importante contar con el apoyo de los padres de familia y reforzar lo que se desarrolla en terapia, así lo señaló Colón Sanabria, director de la Estancia Infantil de la Universidad Autónoma de Querétaro.

Ante ello, una de las recomendaciones es efectuar un programa integral entre todos los involucrados, incluyendo a los observadores. Asimismo, crear campañas de prevención y sensibilización, y capacitar a los profesores para brindar apoyo cuando se presenten situaciones de acoso escolar en el aula.

Foto: iStock
0
0 Comments

No Comment.

error: Contenido protegido